En plena vorágine capitalista, en plena expansión del  poder  de  los  mercados,  la  economía  está ocupando la   mayor  preocupación    de    la ciudadanía  y  su  consecuencia  más  inmediata,  el desempleo,  su  mayor  temor.  Para  los gobiernos amigos y, por lo tanto, cómplices de este sistema económico, especulador y mercader, la creciente desigualdad  y,  el  aumento  consecuente  de  la violencia  de  género,  ha  pasado  a  un  segundo plano, si es que alguna vez, ha ocupado otro.

El    patriarcado    y    el    capital,    en    armonía permanente,   han   encontrado   de   nuevo   un momento propicio para nuevas alianzas a la hora de despojar a las mujeres de los derechos conseguidos con tanto esfuerzo.

A nivel internacional nos hemos llevado la gran decepción con la llamada “Primavera Árabe”, al comprobar que las revoluciones han sido absolutamente manipuladas para conseguir unos fines aparentemente democráticos, que  en  nada  pretendían  cambiar  las  condiciones  sociales  de  las  mujeres  de  estos  países.  Muy  al  contrario, algunos de estos países anteriormente laicos, ahora han sido tomados por la fuerza de los integrismos religiosos y a las mujeres les espera un futuro mucho peor.  

Es alarmante el olvido de las mujeres afganas, el aumento de las ablaciones hasta en entornos occidentales, el afianzamiento  de  las  redes  de  tráfico  y  la  trata  de  mujeres  y  niñas  para  su  explotación  sexual  mediante  la prostitución.

En nuestro Estado, el Gobierno del PSOE no ha querido modificar la Ley Integral contra la violencia, empecinado en su modelo de violencia encorsetado en una sola causa, obstinado en no reconocer que la violencia de género es una cuestión estructural que hay que erradicar desde todos los ámbitos. Desgraciadamente y, a pesar de ello, en lo que va de año han sido asesinadas 55 mujeres, pero el presupuesto destinado a combatir la violencia de género, no sólo no aumenta sino que va disminuyendo paulatinamente.

Los contratos a tiempo parcial y precarios, es la oferta laboral para las mujeres. El tercer trimestre de este año refleja cómo del casi medio millón de las personas que trabajan a jornada parcial, nada menos que el 96% son mujeres, es decir, 9 de cada 10 jornadas parciales, fundamentalmente dedicadas al cuidado, las hacen mujeres  Aumentan las emisiones televisivas donde la imagen de las mujeres es objetualizada y denigrada, hay cada vez más anuncios comerciales donde las mujeres somos la recompensa al comprar la mercancía. Todavía seguimos reivindicando que el lenguaje nos incluya para ser nombradas y designadas en femenino singular y plural.

Este  25  de  noviembre  nos  vemos  obligadas  nuevamente  a  reivindicar  una  verdadera  coordinación  política  y administrativa para atajar esta la lacra social. Para las mujeres tampoco es nuevo que exijamos la implicación de todos los poderes públicos en dar las respuestas que la sociedad está reclamando y conseguir un mundo sin Violencia de Género, pero a estas alturas no queremos quimeras ni promesas, queremos realidades tajantes con resultados inmediatos.

¡Un mundo en IGUALDAD, un mundo SIN VIOLENCIA!

Anuncios

Acerca de IU-VALVERDE DEL CAMINO

Secretario de Organización de IU-VALVERDE

Publicado el 25 noviembre, 2011 en Noticias. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: